Come coltivare Cannabis Indoor: una guida per iniziare

Cómo cultivar cannabis en interior: una guía para empezar

¡Felicitaciones, estás interesado en cultivar tus propias plantas de cannabis por primera vez! Pero antes de que empieces a cultivar marihuana, debes comprender que cultivar marihuana en interiores presenta su propia serie de desafíos para los principiantes, y la gran cantidad de información disponible sobre el tema puede ser abrumadora. Aquí hemos analizado los pros y los contras del interior y el exterior . ¡Échale un vistazo antes de comenzar! ;)

Nuestra guía para cultivar cannabis en interior ayudará a simplificar el proceso con secciones claras y fáciles de digerir diseñadas para ayudar al cultivador novato.

Paso 1: Identificar una 'habitación' o espacio de cultivo para cannabis

El primer paso para iniciar tu cultivo personal de cannabis es crear un espacio adecuado para hacerlo. El espacio no tiene por qué ser el típico "cuarto" de cultivo; podría ser un armario, una cortina, un mueble, una habitación de invitados o un rincón de un sótano sin terminar. Solo tenga en cuenta que deberá elegir el equipo (y las plantas) según el espacio disponible.

Empieza pequeño…

Al abordar su primer proyecto en crecimiento, debe comenzar poco a poco por varias razones:

  • Cuanto más pequeño sea el cultivo, menos costoso será instalarlo.
  • Es mucho más fácil controlar unas pocas plantas que muchas.
  • Tus errores como cultivador novato serán menos dañinos

Recuerde, la mayoría de los nuevos cultivadores de cannabis encontrarán obstáculos en el camino y perderán plantas debido a plagas o enfermedades. No cultivar un par de plantas le costará menos que no cultivar 15 plantas.

…Pero piensa en grande

Al diseñar tu espacio, debes tener en cuenta no sólo la cantidad de espacio que necesitarán tus plantas, sino también las luces, conductos de aire, ventiladores y otras herramientas, así como si necesitas tener suficiente espacio libre para trabajar. Las plantas de cannabis pueden duplicar o incluso triplicar su tamaño al inicio de la floración, ¡así que asegúrate de tener suficiente espacio para un crecimiento alto!

Si tu cuarto de cultivo es un armario, una tienda de campaña o un armario, simplemente puedes abrirlo y sacar las plantas para trabajar con ellas; de lo contrario, querrás asegurarte de dejar un margen de maniobra.

La limpieza es crucial

Asegúrate de que tu espacio sea fácil de esterilizar; La limpieza es importante cuando se cultiva en interior, por lo que es imprescindible que las superficies sean fáciles de limpiar. Las alfombras, las cortinas y la madera rugosa son difíciles de limpiar, así que, si es posible, evita estos materiales.

Asegúrate de que sea a prueba de luz.

Otro criterio crucial para un cuarto de cultivo es que sea a prueba de luz. Las fugas de luz durante los períodos de oscuridad confundirán a tus plantas y harán que produzcan flores masculinas.

Otras variables

A la hora de decidir dónde cultivar tu cannabis, ten en cuenta las siguientes variables:

  • Comodidad . Deberá controlar sus plantas cuidadosamente. Es importante revisarlos todos los días y los principiantes querrán revisarlos varias veces al día hasta que todo esté solucionado. Si es de difícil acceso a su habitación, este paso crucial será difícil.
  • Problemas de temperatura y humedad . Si tu espacio de cultivo ya es muy caluroso o muy húmedo, tendrás problemas para controlar el entorno de cultivo. Se recomienda elegir una zona fresca y seca con fácil acceso al aire fresco del exterior.
  • Discreción . Probablemente querrás mantener tu cultivo a salvo de vecinos entrometidos y posibles ladrones, así que asegúrate de elegir un lugar donde los ventiladores ruidosos no reciban atención no deseada.

Paso 2: elige tus luces de cultivo de cannabis

La calidad de la luz de tu cuarto de cultivo será el factor ambiental decisivo en la calidad y cantidad de tus cultivos de cannabis, por lo que es una buena idea elegir la mejor configuración de iluminación que puedas permitirte. Aquí te presentamos un breve resumen de los tipos de luces de cultivo de cannabis más populares que se utilizan para el cultivo de interior.

Luces de cultivo HID

Las luces HID (descarga de alta intensidad) son el estándar en la industria y se utilizan ampliamente por su combinación de rendimiento, eficiencia y valor. Cuestan un poco más que las lámparas incandescentes o fluorescentes, pero producen mucha más luz por unidad de electricidad utilizada. Sin embargo, no son tan eficientes como las luces LED, pero en comparación cuestan una décima parte por unidad.

Los dos tipos principales de luces HID que se utilizan para el cultivo son:

  • Haluro metálico (MH, haluro metálico), que produce una luz azulada y se utiliza generalmente durante el crecimiento de las plantas.
  • Sodio de alta presión (HPS), que produce luz más hacia la parte rojo-naranja del espectro y se utiliza durante las etapas de floración.

Además de las bombillas, los sistemas de iluminación HID también necesitan un balastro y una campana/reflector para cada luz. Algunos balastros están diseñados para usarse con lámparas MH o HPD, mientras que algunos más nuevos funcionan con ambas.

Si no puede permitirse el lujo de utilizar bombillas MH y HPS, comience con las HPS, ya que proporcionan más luz por vatio. Los balastros magnéticos son más baratos que los digitales, pero se calientan más, son menos eficientes y dañan las bombillas. Las fuentes de alimentación digitales son generalmente una mejor opción, pero son más caras. Tenga cuidado con las fuentes de alimentación digitales baratas, ya que muchas veces no están bien blindadas y pueden crear interferencias electromagnéticas que afectarán las señales de radio y WiFi.

A menos que estés cultivando en un espacio grande y abierto con mucha ventilación, necesitarás campanas reflectantes que enfríen el aire debajo del cual montar las lámparas, porque las bombillas HID producen mucho calor. Esto requiere conductos de intercambio de aire, lo que aumentará el coste inicial pero facilitará mucho el control de la temperatura en el cuarto de cultivo.

Luces de cultivo fluorescentes

Los sistemas de iluminación fluorescente, particularmente aquellos que utilizan alto rendimiento (HO), son bastante populares entre los pequeños productores por las siguientes razones:

  • Suelen ser menos costosos de instalar porque el reflector, el balastro y las bombillas están incluidos en un solo paquete.
  • No requieren sistema de refrigeración porque no generan tanto calor como los HID.

La principal desventaja es que las luces fluorescentes son menos eficientes y generan entre un 20 y un 30 % menos por vatio de electricidad utilizado. Y el espacio es otro problema, porque para obtener la potencia de una sola bombilla HPS de 600 vatios, necesitaría unas cuatro bombillas T5 HO de 30 cm.

Luces LED de cultivo

La tecnología LED (diodo emisor de luz) existe desde hace algún tiempo, pero sólo recientemente se ha adaptado para crear sistemas de iluminación súper eficientes para el cultivo de interior. La principal desventaja de las luces de cultivo LED es su coste: los sistemas bien fabricados pueden costar hasta 10 veces más que los HID. Los beneficios son que los LED duran mucho más, usan mucha menos electricidad, generan menos calor y los mejores generan un espectro de luz más completo, lo que puede generar mayores rendimientos y mejor calidad.

Desafortunadamente, se fabrican muchas luces LED de mala calidad que se venden a los productores, así que investigue un poco y lea reseñas de productos antes de regalar el dinero que tanto le costó ganar.

Luces de cultivo por inducción

Las lámparas de inducción, también conocidas como lámparas fluorescentes sin electrodos, son otra tecnología más antigua que se ha adaptado recientemente para satisfacer las necesidades de los cultivadores de interior. Inventada por Nikola Tesla a finales del siglo XIX, la lámpara de inducción es esencialmente una versión más eficiente y duradera de la bombilla fluorescente. Las principales desventajas de estos implantes son su precio y disponibilidad.

Paso 3: airea tus plantas de cannabis

Las plantas necesitan aire fresco para prosperar y el dióxido de carbono (CO2) es esencial en el proceso de la fotosíntesis. Esto significa que necesitarás un flujo constante de aire a través de tu cuarto de cultivo, lo cual se logra fácilmente colocando un extractor de aire cerca del techo de la habitación para eliminar el aire más caliente y una entrada de aire filtrado desde el lado opuesto, cerca del piso. .

Deberás asegurarte de que la temperatura se mantenga en un rango adecuado para tus plantas, entre 20 y 30°C cuando las luces estén encendidas, y entre 15 y 20°C cuando estén apagadas. Algunas variedades de cannabis (generalmente variedades sativas) prefieren el extremo inferior del rango, mientras que otras toleran mejor temperaturas más altas.

El tamaño de su extractor de aire dependerá del tamaño de su espacio de cultivo y de la cantidad de calor generado por su sistema de iluminación. Los sistemas HID producen mucho calor, especialmente si no tienen campanas para enfriar el aire. Las personas que viven en regiones más cálidas suelen dejar las luces encendidas por la noche para intentar mantener bajas las temperaturas de cultivo.

Es una buena idea configurar las luces, dejarlas encendidas por un tiempo y luego determinar cuánto flujo de aire necesita para mantener una temperatura cómoda para sus plantas. Esto le permitirá elegir un extractor de aire que se adapte a sus necesidades. Si el olor de las plantas de cannabis en flor te causa problemas, añade un filtro de carbón a tu extractor de aire.

Alternativamente, puedes crear un ambiente artificial sellado usando un aire acondicionado, un deshumidificador y un sistema de CO2 adicional, pero esto es bastante costoso y no se recomienda para el cultivador novato.

Por último, es una buena idea tener una ligera brisa constante en tu cuarto de cultivo, porque fortalece los tallos de las plantas y crea un ambiente menos hospitalario para el moho y las plagas voladoras. Un ventilador de circulación bien equipado funciona bien para este propósito, pero no lo apunte directamente a las plantas, ya que esto podría causar daños por el viento.

Paso 4: Elija sus controles y cómo monitorear

Una vez que haya seleccionado sus luces y equipo de control de clima, querrá automatizar sus funciones. Si bien hay unidades sofisticadas (y costosas) disponibles para controlar las luces, la temperatura, la humedad y los niveles de CO2, el principiante generalmente necesitará un temporizador simple de 24 horas para las luces y un termostato interruptor ajustable para el extractor de aire.

El momento del ciclo de luz/oscuridad es muy importante al cultivar cannabis; En general, necesitarás mantener las luces encendidas durante 16-20 horas al día mientras las plantas están en crecimiento vegetativo, y luego cambiar a 12 horas de luz al día cuando quieras que florezcan. Necesitas que las luces se enciendan y apaguen a la misma hora todos los días, o corres el riesgo de estresar las plantas, por lo que un temporizador es esencial. También puedes usar un temporizador para tu extractor de aire, pero gastar unos dólares extra en un termostato es una opción mucho mejor.

Con los modelos más básicos, simplemente configura el termostato a la temperatura máxima deseada para su espacio y le conecta el extractor de aire. Una vez que la temperatura alcance el nivel que estableciste, encenderá el ventilador hasta que la temperatura baje unos grados por debajo del umbral que estableciste. De esta forma ahorrarás energía y mantendrás una temperatura estable.

Dado que probablemente no pasarás la mayor parte de tu tiempo en tu espacio de cultivo, una combinación de higrómetro/termostato con opción de memoria alta/baja puede ser muy útil para controlar las condiciones de tu habitación. Estas herramientas pequeñas y económicas no solo le muestran el nivel actual de temperatura y humedad, sino también las lecturas más altas y más bajas durante el período de tiempo transcurrido desde la última vez que realizó la verificación.

Otra buena idea es tener a mano un medidor de pH o un kit de prueba, para poder comprobar el nivel de pH del agua, la solución nutritiva o la tierra. El cannabis prefiere un pH entre 6 y 7 en el suelo, entre 5,5 y 6,5 en medios hidropónicos. Dejar que el pH salga de este rango puede provocar un "bloqueo de nutrientes", lo que significa que sus plantas no podrán absorber los nutrientes que necesitan, así que asegúrese de revisar el agua y la tierra con regularidad, y que la mezcla de nutrientes que necesita. darle a tus plantas está dentro del rango deseado.

Paso 5: decidir un medio para cultivar cannabis

Cultivar en interiores significa que tienes varios métodos para elegir, y ya sean macetas llenas de tierra a la antigua usanza o un trozo de lana de roca en un carro hidropónico, cada medio tiene sus ventajas e inconvenientes. Aquí veremos los dos métodos más populares y el medio que utilizan.

Tierra

La tierra es el medio más tradicional para cultivar cannabis en interior, así como el más indulgente, lo que la convierte en una buena opción para los cultivadores novatos. Cualquier tierra para macetas de alta calidad servirá, siempre que no contenga un fertilizante artificial de liberación prolongada, que no es adecuado para cultivar buen cannabis.

Una muy buena opción para principiantes es la tierra para macetas orgánica prefertilizada (también llamada a menudo súper tierra para macetas), que puede cultivar plantas de cannabis de principio a fin sin agregar nutrientes, si se usa correctamente. Puedes hacerlo tú mismo combinando vermicompost, guano de murciélago y otros componentes con buena tierra para macetas y luego dejarlo reposar unas semanas, o puedes comprarlo ya hecho en varias tiendas.

Como ocurre con toda la agricultura orgánica, este método se basa en una población saludable de micorrizas y bacterias del suelo para facilitar la conversión de materia orgánica en nutrientes utilizables por la planta. Alternativamente, puede usar una mezcla para macetas normal y luego darle a sus plantas nutrientes líquidos cuando la tierra se quede sin ellos.

Sin suelo (también conocido como hidroponía)

Todos los cultivadores de interior están recurriendo al medio hidropónico sin suelo para cultivar plantas de cannabis. Este método requiere aportar nutrición a través de soluciones concentradas de sales minerales, las cuales son absorbidas directamente por las raíces vía ósmosis. Esta técnica permite alimentar a las plantas más rápidamente, lo que conduce a un mayor crecimiento y rendimiento, pero también requiere una mayor precisión, porque las plantas reaccionan más rápidamente si se les alimenta demasiado o muy poco, y son más susceptibles a quemarse o apagarse. de nutrientes.

Los diferentes materiales utilizados incluyen lana de roca, vermiculita, guijarros de arcilla, perlita y fibra de coco, por nombrar algunos. Las mezclas comerciales sin tierra están ampliamente disponibles y combinan dos o tres de estos medios para crear una mezcla para un crecimiento óptimo. Los medios sin suelo se pueden utilizar en instalaciones hidropónicas automatizadas o en contenedores individuales regados a mano.

Paso 6: Determina en qué cultivar tu cannabis

El tipo de contenedor que utilices dependerá del medio, sistema y tamaño de tus plantas. Un sistema estilo carro con riego y drenaje puede necesitar pequeñas macetas de malla con guijarros de arcilla, o simplemente un trozo de lana de roca sobre el cual cultivar muchas plántulas, mientras que un cultivo en “súper tierra” puede necesitar macetas de plástico de 40 litros para cultivar algunas. plantas grandes.

Las opciones económicas incluyen bolsas de plástico perforadas de un solo uso o bolsas de tela, mientras que otras optan por gastar más en “macetas inteligentes”, contenedores diseñados para mejorar el flujo de aire en la zona de las raíces de las plantas. Mucha gente cultiva sus primeras plantas de cannabis en cubos de 20 litros. Sin embargo, lo más importante es el drenaje, porque las plantas de cannabis son muy sensibles a las situaciones de encharcamiento, así que si quieres reutilizar otros contenedores, asegúrate de hacer agujeros en el fondo y colocarlos en bandejas.

Paso 7: Dale nutrientes a tus plantas de cannabis

El cultivo de flores de cannabis de alta calidad requiere más fertilizantes o nutrientes que la mayoría de los cultivos habituales. Su planta necesita los siguientes nutrientes primarios (conocidos colectivamente como macronutrientes, de los cuales hemos elaborado una guía aquí ):

  • Nitrógeno (N)
  • Fósforo (P)
  • Potasio (K)

Estos micronutrientes también son necesarios, pero en cantidades mucho menores:

  • Fútbol
  • Magnesio
  • Hierro
  • Cobre

Si no está utilizando una mezcla para macetas orgánica prefertilizada, deberá alimentar a sus plantas al menos una vez a la semana con una solución nutritiva adecuada. Estos nutrientes se venden como líquidos concentrados o en polvo, para mezclar con agua, y generalmente están formulados para el crecimiento vegetativo o la floración. Esto se debe a que el cannabis necesita varios nutrientes durante su ciclo de vida: necesita más nitrógeno durante el crecimiento vegetativo y más fósforo y potasio durante la producción de cogollos.

La mayoría de los macronutrientes se venden en forma líquida de dos partes, para evitar que algunos elementos precipiten (combinándose con un sólido inerte que no es utilizable para la planta), lo que significa que tendrás que comprar dos botellas (parte A y parte B) para la etapa vegetativa. y dos botellas de cultivo, junto con una botella de micronutrientes. Aparte de estos conceptos básicos, el único otro producto que quizás necesites comprar es un suplemento de Cal/Mag, porque algunas cepas requieren más calcio y magnesio que otras.

Una vez que haya comprado todos los productos nutritivos necesarios, simplemente mézclelos con agua como se indica en la etiqueta y riegue las plantas con esta solución. Siempre debes comenzar con la mitad de lo recomendado, porque las plantas de Cannabis se queman fácilmente. Casi siempre es peor darle a tus plantas demasiados nutrientes que menos, y con el tiempo aprenderás a "leer" las plantas, buscando signos de deficiencias o excesos.

Paso 8: riega tus plantas de cannabis

La mayoría de personas no piensan dos veces en el agua que utilizan para regar sus plantas; Si puedes beberlo, seguramente estará bien, ¿verdad? Bueno, puede que no siempre sea un problema, dependiendo de dónde te encuentres, pero algunas aguas contienen una alta concentración de minerales disueltos que pueden acumularse en la zona de las raíces y cambiar la ingesta de nutrientes, o pueden contener hongos u otros patógenos que no atacan. No daña a las personas, pero puede provocar enfermedades de raíz.

Además, algunos lugares pueden tener altos niveles de cloro en sus suministros de agua, lo que podría ser perjudicial para algunos microbios beneficiosos del suelo. Por estos motivos, muchas personas optan por filtrar el agua que utilizan en el jardín.

Lo más importante que debes recordar en esta etapa es no regar demasiado. Las plantas de cannabis son muy susceptibles a las enfermedades fúngicas de las raíces cuando están demasiado húmedas, y regar en exceso es uno de los errores más comunes que cometen los cultivadores novatos. La frecuencia con la que regar tus plantas dependerá del medio que utilices, el tamaño de las plantas y la temperatura del ambiente. Algunos esperan hasta que las hojas inferiores de la planta comiencen a doblarse ligeramente antes de regar.

A medida que adquieras experiencia y conocimientos, modificarás tu cuarto de cultivo y tu equipo para adaptarlos mejor a tu entorno particular, las técnicas de cultivo que utilizas y las cepas específicas que elijas, pero esperamos que este artículo te proporcione algunas bases sólidas de conocimiento para comenzar. con el pie derecho. Y recuerda, cultivar marihuana es un trabajo de amor, ¡así que pasa mucho tiempo con tus plantas y diviértete!

Regresar al blog

Deja un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen.